ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 40€

¿POR QUÉ SON IMPORTANTES LAS SUELAS BLANDAS?


Todo sobre los pies de su pequeño y  el zapato adecuado para ellos a medida que crecen 

El pie de un bebé pasa por varias etapas de desarrollo. Desde que nacen hasta los seis meses, el pie recién comienza a madurar y los bebés no son capaces de sostenerse solos. Es en la siguiente etapa a partir de los 8 y los 10 meses, cuando generalmente los bebés gatean e intentan ponerse de pie con apoyo. El cartílago ha comenzado a endurecerse , quizás finja saltos de alegría, pero él aún piensa que, aunque se ve divertido desde ahí arriba, gatear parece más seguro y sencillo. Él no lo sabe, pero gatear estimula la musculatura paravertebral, además de abdominales y lumbares, músculos que necesitará en la siguiente etapa de su desarrollo.

 

 

Entre los 9 y los 17 meses el bebé estará preparado para lanzarse a la gran aventura, a medida que los músculos se fortalecen y los huesos se fusionan el pie ganará estabilidad, nuestro bebé se convierte en un pequeño equilibrista, trabajará el movimiento, el equilibrio, la coordinación y la fuerza emocional que se necesita al caer y volver a levantarse.

 El mundo se aparece desde otro punto de vista y sus hazañas serán aplaudidas por sus incondicionales fans, papa, mama, abuelos… que se mantendrán en las gradas expectantes y vigilantes pero que no intervendrán para apresurar al pequeño en cruzar la cuerda, favoreciendo así su seguridad y autoestima.

Todos los pies de los bebés crecerán a ritmos variables, pero el pie de un bebé promedio puede crecer hasta cuatro tallas de zapatos en los primeros 12 meses. Si bien es esencial tener suficiente tiempo descalzo para garantizar el desarrollo adecuado de los tendones, ligamentos, músculos y huesos del pie, el calzado adecuado también es crucial en todas las etapas del crecimiento.

Aquí hay algunos otros datos interesantes e importantes que debe conocer sobre los pies de su bebé y su desarrollo:

  • No se forman huesos en el pie de un bebé durante los primeros meses. Con el tiempo, el pie del bebé desarrollará los 26 huesos, casi una cuarta parte de los huesos del cuerpo humano, que tenemos en nuestros pies cuando somos adultos.

  • Junto con 26 huesos, el pie humano tiene 33 articulaciones y más de 100 músculos, tendones y ligamentos que completan la estructura. Es bastante sorprendente considerar que la mayoría de estos se desarrollarán en los primeros años de vida.

  • Los bebés nacen con pies planos; se necesita tiempo para que se desarrollen los arcos y sus huesos y articulaciones serán muy flexibles mientras se desarrolla el interior del pie y el arco se forma, estabiliza y fortalece.

  • Los primeros pasos de un bebé no sucederán hasta que los músculos del pie estén listos, lo cual es diferente para todos. Esta es la razón por la que los padres pueden tener una estimación aproximada basada en promedios generales, pero es imposible decir exactamente cuándo comenzará a caminar su bebé. Cada vez que un bebé se pone de pie con apoyo, se desarrollan los músculos, la coordinación y los micro ajustes que le permiten cambiar el peso de un pie al otro, lo que eventualmente conduce a los primeros pasos.

     Poniendo ese conocimiento en uso

Dado que el pie de un bebé está hecho de cartílago blando en lugar de huesos completamente formados, son propensos a sufrir daños y anomalías debido al tipo incorrecto de zapatos. Esto incluye el calzado que no está bien construido o ejerce el tipo de presión incorrecta sobre el pie. Los zapatos incorrectos pueden obstaculizar el crecimiento y el desarrollo saludable, y crear problemas agravados a medida que se desarrollan las habilidades motoras. Ahora que sabemos un poco más sobre los pies del bebé, aquí le mostramos cómo elegir los mejores zapatos para su próxima etapa de crecimiento.

  • Dado que los pies de su bebé avanzan a través de las etapas de desarrollo a un ritmo tan rápido, no es inusual tener que reemplazar el calzado (calcetines y zapatos) cada pocos meses para mantenerse al día con el crecimiento y asegurar un ajuste adecuado como los huesos, tendones, articulaciones, y los músculos continúan formándose.

  • Evite formas anatómicas en las plantillas del calzado. Desea que el pie del bebé esté protegido del suelo, pero la suela debe ser lo suficientemente delgada y flexible para permitir que los músculos se fortalezcan.
  • No le ajuste los calcetines ni los zapatos demasiado. Entre los 9 y los 18 meses es un momento crucial para el desarrollo de los huesos en el pie de un bebé, y querrá evitar el calzado que pueda apretar.
  • Elija una material flexible y transpirable. El material debe permite el flujo de aire y que se adapte a la forma del pie de un bebé protegerá el pie de daños sin crear ninguna constricción que pueda obstaculizar el crecimiento adecuado. Los pies de los bebés y los niños pequeños transpirarán, lo que significa que debe mantener un microclima cómodo para evitar rozaduras y sobrecalentamiento en los zapatos.

  • Mantenga a su bebé con zapatos de suela blanda durante los primeros dos años. Sí, incluso cuando caminan completamente por su cuenta. La flexibilidad del zapato fomenta el movimiento natural, el rango de movimiento y la flexibilidad, junto con el desarrollo continuo de tendones y ligamentos.

Freycoo cuenta con calzados antideslizantes para cada etapa del desarrollo de su hijo. Descubrirá que nuestros zapatos de suela blanda son fáciles de poner y quitar, protegen los pies de su hijo y les dan mucha flexibilidad para el desarrollo óseo y muscular. Una amplia variedad de estilos le brinda muchas opciones de moda al tiempo que garantiza que los pies de su pequeño se desarrollen naturalmente.

 

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados